Dunia Yero 2018-05-23 174


23 mayo, 2018 – Noticias Bancarias

En su informe anual, el Banco de España ha asegurado que, aunque “la recuperación en España presenta rasgos que deberían contribuir a su prolongación en el tiempo, requiere reformas decididas” que tomen el relevo del impulso cíclico y atajen problemas estructurales en el sistema de pensiones, en el elevado endeudamiento y en el mercado laboral.

En este informe, el organismo destaca que la recuperación de “la economía española presenta características muy favorables” y “a diferencia de la expansión que precedió a la crisis, la actual está siendo más equilibrada entre demanda interna y externa, y ha sido compatible con la reducción del endeudamiento de los agentes privados de la economía”.

Concretamente, la economía española ha completado una fase de crecimiento de más de cuatro años. Desde finales de 2013, el PIB ha crecido casi un 13% en términos acumulados, sobrepasando desde mediados de 2017 el nivel precrisis.

En términos per cápita, el PIB se situó, al cierre del año pasado, casi un 1 % por encima del nivel de 2007, recuperándose una parte de la pérdida acumulada frente al promedio de los países del área del euro durante la crisis.

En este sentido, el análisis subraya que “el dinamismo de la actividad está viniendo acompañado por una notable fortaleza de la creación de empleo, rasgo habitual de las fases expansivas de la economía española, que, en el ciclo actual, se está viendo reforzado por la moderación salarial y por un mayor grado de flexibilidad en el uso del factor trabajo”.

Por su parte, “la absorción gradual de los recursos ociosos de la economía no ha impedido el mantenimiento de un saldo exterior positivo”. En este contexto, el Banco de España ha reconocido que “los avances son indudables”, pero también ha alertado de que existen importantes vulnerabilidades que ponen en riesgo la recuperación a medio plazo y la mejora del crecimiento potencial -que ahora sitúa en el 1,5%- a largo plazo.

El Banco de España ha advertido que “un crecimiento económico sostenido e inclusivo requiere reformas que tomen el relevo del impulso cíclico de las políticas de demanda”. “El necesario estímulo reformista no debería desaprovechar la extraordinaria bonanza del entorno macroeconómico para resolver los problemas estructurales pendientes en la economía española”, ha insistido.

 

GERENCIA DE ANALISIS DE LA INFORMACION

CIBE-BCC