Miguel Herrera 2017-11-20 567


Co. José Ramón Monteagudo Ruiz, Presidente del Consejo de Defensa Provincial
Ca. Teresita Romero Rodríguez, Vicepresidenta del Consejo de Defensa Provincial
Ca. Neysi Pino Martínez, miembro del Sindicato Nacional de la Administración Pública
Ca. Zoila Sánchez Hernández, Secretaria del Sindicato Provincial de la Administración Pública
Presidentas del Banco de Crédito y Comercio y de Casas de Cambio S.A. y Presidentes del Banco Financiero Internacional y del Banco Popular de Ahorro, miembros del Consejo de Dirección del Banco Central presentes en este Acto
Queridos bancarios:
Celebramos este nuevo aniversario en una semana que ha estado en nuestro país llena de conmemoraciones con una extraordinaria carga emotiva para todo nuestro pueblo revolucionario y, que sin lugar a dudas marcan hitos en nuestra historia.
El pasado domingo 8 de octubre se conmemoró en la ciudad de Santa Clara el 50 Aniversario de la caída en combate en Bolivia del Comandante Ernesto Guevara de la Serna, nuestro Ché, y el 20 de su regreso a la patria junto a su Destacamento de refuerzo. Y la historia ha unido con lazo indisoluble a nuestro sector bancario a “este ejemplo y paradigma de revolucionario y de comunista” como lo calificara el líder histórico de la Revolución Cubana nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz ya que fue el Che el primer Presidente Revolucionario del Banco Nacional de Cuba al ser designado el 26 de noviembre de 1959.
Hace apenas tres días el 10 de octubre en ocasión de conmemorarse el aniversario 149 del inicio de la Guerra de Independencia, fecha en que Cuba entera recuerda a quienes con su valentía iniciaron la Revolución que hoy continuamos, se celebró en el cementerio de Santa Ifigenia la ceremonia de inhumación de los restos de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria y Mariana Grajales, madre de todos los cubanos, para que tanto nuestro pueblo como los visitantes puedan rendir merecido tributo y perpetuo homenaje a ellos , a nuestro José Martí y a nuestro invencible Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Este año es el primero que conmemoramos sin la presencia física de nuestro Comandante en Jefe pero su ejemplo y legado siguen junto a nosotros.
Es en este contexto que arribamos a este 13 de octubre, Día del Trabajador Bancario.
En lo personal e institucional nos resulta particularmente grato encontrarnos hoy con ustedes a propósito de esta celebración y quisiera trasmitirles en primer lugar, una sincera felicitación a nombre del Consejo de Dirección del Banco Central de Cuba, institución que el pasado 28 de mayo arribó a su también 20 aniversario.
Es reconfortante sentir el espíritu combativo que prevalece en los bancarios de Sancti Spíritus, sobre todo porque esta fue una de las provincias más afectadas por el Huracán Irma, junto a Camagüey, Ciego de Ávila y Villa Clara.
A causa del meteoro sufrieron daños importantes un total de 356 viviendas de trabajadores del sistema bancario nacional, entre ellas las de 47 trabajadores de BPA, 2 de CADECA y 7 de BANDEC en este territorio.
De forma general, las afectaciones estructurales en las instalaciones bancarias del país fueron mínimas y se han resuelto gradualmente con las fuerzas y medios propios de los bancos afectados, en estrecha cooperación con los territorios en los cuales radican. Sucesos como este ponen de manifiesto una vez más, la importancia de aplicar correctamente las medidas previstas para reducir el impacto de este tipo de eventos meteorológicos.
El cambio climático, el calentamiento de la tierra y los mares, causado por los gases de efecto invernadero que tienen como origen principal las intervenciones humanas, son resultado del llamado progreso capitalista. Sin embargo frente a estas políticas irracionales, nuestro gobierno aprobó la tarea Vida, plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático en la República de Cuba en la que nuestro sistema bancario está directamente involucrado para dar cumplimiento a la tarea de gestionar y utilizar los recursos financieros internacionales disponibles, para ejecutar las inversiones, proyectos y acciones que se derivan de cada una de las otras diez tareas que están incluidas en este Plan.
Al ser declarada la etapa recuperativa, la afectación principal al servicio bancario estuvo restringida a la falta de fluido eléctrico en la red nacional, lo cual fue contrarrestado en parte con el uso de los grupos electrógenos donde los hay, y aplicando las medidas contempladas en los manuales de instrucciones y procedimientos bancarios para la atención al público en esas condiciones.
Debemos reconocer que se hizo un gran esfuerzo para reparar prontamente los daños ocasionados en las sucursales y cajas de ahorro a fin de restablecer totalmente el servicio en cuanto las condiciones lo permitieron.
Imprescindible destacar, además, la actitud de los trabajadores bancarios del país que manifestaron su disposición a movilizarse en apoyo a las actividades de recuperación.
Sabemos bien, por experiencias anteriores, que los bancarios cubanos somos de los llamados de inmediato a la primera línea de combate para hacerle llegar a los damnificados el apoyo financiero que el Estado les ofrece, ya sea como subsidio o como crédito, con tasas de interés nulas o reducidas, según sea el caso. Se establecieron en las doce provincias afectadas 726 oficinas de trámites. Al cierre del 9 de octubre en Sancti Spiritus se han solicitado 1069 créditos por 3 millones 472 mil 600 peso, aprobándose 1029 por 3 millones 199 mil 100 pesos. En todo el país se han aprobado ya 4731 solicitudes por un monto aproximado de 13 millones 200 mil pesos.
De modo que cuando se dice y se publica que en Cuba nadie queda desamparado y menos por el efecto devastador de la naturaleza, sentimos que nosotros, los bancarios, contribuimos a esa realidad palpable.
En el Sistema Bancario, el movimiento de estos últimos días solo viene a sumarse al empeño que los bancarios de Sancti Spíritus han venido realizando en lo que va de año, con resultados colectivos que los han hecho merecedores de la sede de este acto central.
En el territorio están representados CADECA, el Banco Financiero Internacional, el Banco de Crédito y Comercio y el Banco Popular de Ahorro.
En síntesis apretada podemos destacar que estos colectivos prestan servicios de calidad, han demostrado que mantienen un control interno eficiente, cumplen con los procedimientos bancarios y están abiertos al cambio y la innovación.
Cuenta en su territorio con 19 cajeros automáticos, los que en general mantienen un buen índice de disponibilidad y funcionamiento.
Todo este quehacer, redunda sin lugar a dudas, en un mejor servicio a la población, que es la meta permanente de la labor bancaria.
Queridos compañeros,
Esta es una fecha especial para todos nosotros por conmemorarse el aniversario 57 de la nacionalización de la banca, suceso que en lo económico sentó las bases para el colosal esfuerzo que ha hecho y hace el gobierno revolucionario en su afán de construir una sociedad justa, equitativa y que garantice la protección de todos sus ciudadanos.
Los efectos positivos de aquella decisión adoptada en 1960 los podemos identificar a lo largo de la historia, cuando observamos todas y cada una de las obras erigidas durante casi seis décadas de Revolución y las conquistas sociales que nuestro país ha podido sostener a pesar de los efectos que ha causado en nuestro pueblo el bloqueo económico, sin cuyo peso asfixiante nuestro país, sin dudas, habría avanzado muchísimo más.
La nacionalización de la banca fue una medida imprescindible, que respondió a la necesidad de transformar la vieja estructura bancaria para adecuarla a las condiciones del desarrollo económico creadas a partir del triunfo de las fuerzas revolucionarias.
Las medidas de nacionalización de la banca fueron adoptadas bajo la dirección de Ernesto Che Guevara, entonces presidente del BNC, quien durante una comparecencia ante la televisión, el 21 de octubre de 1960, aseguró que sin esos cambios el banco no podía cumplir su verdadera función de dirección del crédito y apoyo a la programación de la industrialización del país.
Justamente esa misión de respaldo a la economía que debe tener la banca nacional es la que continúa siendo seriamente perjudicada por la persistencia del bloqueo norteamericano a Cuba, a causa del cual no solo se dificultan los pagos y cobros cubanos por la gestión comercial en el exterior, sino que además, se complican y encarecen los procesos de modernización de la tecnología bancaria, como ha sido debidamente reflejado en el informe que cada año presenta el gobierno cubano ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.
La coyuntura internacional global es difícil. Se caracteriza por crecientes amenazas a la paz y seguridad internacionales, predominando los intereses de dominación y conquista, crecen los peligros de una conflagración nuclear, son frecuentes las guerras de intervención, se atenta contra la supervivencia de la especie humana, el orden económico internacional continua siendo injusto y excluyente.
Las recientes decisiones del gobierno norteamericano, nos hacen pensar en un escenario en el que la persistencia del bloqueo económico, comercial y financiero obligará a los bancarios a reforzar su esfuerzo y creatividad para minimizar cuanto sea posible las consecuencias de esa continuada, injusta y festinada política contra nuestro país. Pero como ha declarado nuestro gobierno Cuba no negocia ni sus principios ni su soberanía porque como dijera nuestro Comandante en Jefe: “Los que creen que sobreviven haciendo concesiones al enemigo están perdidos; sobreviven los valientes, sobreviven los que resisten, sobreviven los que luchan” Fin de la cita.
Estamos viviendo momentos en que es imprescindible trabajar cohesionadamente, con calidad, eficacia y eficiencia.
Son muchas las tareas y retos que tenemos por delante y todas impactan directamente sobre la economía nacional y la calidad de vida de nuestro pueblo.
La primera de ellas es continuar elevando la calidad del servicio, empeño que se traduce en reducir el tiempo de espera de los clientes y que el trato correcto y la amabilidad siga siendo un distintivo de los trabajadores bancarios. Necesitamos mejorar e incrementar por todas las vías, desde el oficial de salón hasta los medios de prensa, las informaciones que ofrecemos, para que las personas conozcan las oportunidades que les ofrece la banca cubana, y para que se retiren satisfechas de la oficina incluso cuando no sea posible ofrecerles el servicio que en un primer momento demandan. La amabilidad y la información son beneficios que podremos darles siempre sin costo alguno.
Es importante, además, continuar diversificando la atención a los trabajadores por cuenta propia para que encuentren en la banca cubana los recursos financieros que requieren, sin menoscabo de los necesarios análisis de riesgo y exigiendo el apego total a la legalidad.
Como expresara nuestro querido Comandante en Jefe Fidel Castro el 2 de octubre de 1961 al hablarle a los bancarios:
“Este (...) es un sector que ha estado en el centro (…) de toda una serie de transformaciones de carácter económico y de carácter financiero”.
“(…) el bancario ha sido uno de los sectores que se ha tenido que sacrificar por la Revolución; ha sido uno de los sectores que, con motivo de los cambios revolucionarios, ha tenido que trabajar más arduamente”.
Así es también en la actualidad, en el proceso de actualización del modelo de gestión económica, en nuestra firme decisión de lograr un socialismo próspero y sostenible.
Reiteramos desde esta tribuna toda nuestra solidaridad al pueblo venezolano de Bolívar y Chávez y a su legítimo gobierno encabezado por el Presidente Nicolás Maduro.
Al celebrar este día, por primera vez sin la presencia física del Líder Histórico de la Revolución Cubana, propongámonos enfrentar los nuevos retos bajo la guía de su ejemplo imperecedero, intransigencia revolucionaria, su irrenunciable optimismo y su fe permanente en la victoria.
Muchas Gracias.