Miguel Herrera 2018-12-26 124


La ministra-presidenta del Banco Central de Cuba (BCC), Irma Martínez Castrillón, aclaró que el 2018 fue un año de muchos retos para la banca cubana, fundamentalmente por ser un sector muy impactado por la persecución financiera de los Estados Unidos.

“A pesar de eso, apostamos por la bancarización y la inclusión financiera en nuestro país”, dijo. Sin embargo, “estamos muy insatisfechos porque no alcanzamos la calidad del servicio que nuestro pueblo merece”.

“Apostamos a llevar adelante nuestra agenda digital. Cada proyecto debe tener sostenibilidad, sin retroceso. El presupuesto lo dedicamos principalmente a piezas de repuesto”, informó la ministra-presidenta.

Una meta es que las personas utilicen los canales electrónicos no solo para extraer efectivo, sino para realizar los pagos que estos permiten.

Durante el 2018 por el sistema bancario pasaron 14 mil 900 millones de pesos en ambas monedas. Solo mil 100 de ellos fueron mediante canal electrónico. “Eso significa que todavía estamos muy por debajo de la explotación de esas inversiones que estamos haciendo”, comentó Martínez Castrillón.

La ministra-presidenta del BCC se refirió también a los dos nuevos tipos de cajeros que han instalado: los recicladores (solo en moneda nacional) y los multifunciones (cuatro en el Aeropuerto Internacional José Martí y dos en la terminal de cruceros)

Sobre los problemas que presentan en la prestación de servicio en las diferentes sucursales manifestó: “Tratamos de que no se acumulen tantas operaciones en los días de pagos a jubilados, que los hemos dividido por sectores. En algunas sucursales se ha puesto una sola ventanilla dedicada a ellos. Estamos muy insatisfechos porque la calidad puede catalogarse de deficiente. Todavía se ven grandes aglomeraciones en las puertas de las sucursales. Tenemos que trabajar en función de agilizar el proceso y crear condiciones para que se pueda esperar sentado en los salones”.

Para el 2019, se espera mejorar el servicio de las pasarelas de pago para el comercio electrónico, que “pueden facilitar y mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo”, expresó.

“Estamos haciendo un esfuerzo para terminar este año con 5 millones de tarjetas magnéticas emitidas. Intentamos mejorar la calidad de las mismas, que es una queja recurrente de la población. Hemos adquirido nuevos tipos de tarjetas que estamos probando para que no se desmagneticen, que no se rompan, y así aumentar el uso de las mismas”, agregó la líder del BCC.