Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, S. A. (BBVA) en 2001 ha completado una etapa de éxitos. En tan sólo dos años de existencia, BBVA ha sido capaz de concluir el proceso de fusión y de situarse entre los grupos financieros más rentables, eficientes y solventes de Europa. En un entorno de desaceleración de las principales economías, ha logrado unos resultados de elevada calidad, nuevos avances en eficiencia y niveles muy destacados de rentabilidad y solvencia patrimonial.

BBVA es un grupo financiero muy diversificado internacionalmente, con presencia en 37 países, básicamente en Europa y Latinoamérica, a través de una red de 7,988 Oficinas, 3,620 en España, y una plantilla de 98,588 empleados, de los que 31,686 corresponden a España. La estrategia de expansión geográfica se ha concentrado fundamentalmente en América Latina, región en la que el Grupo ha construido en los últimos años una de las principales franquicias globales, con una cuota de mercado superior al 10% en negocio bancario y un destacado liderazgo en el negocio de pensiones, con una cuota del 27,6%, muy superior a la de los competidores más inmediatos.

En un entorno de desaceleración de las principales economías, BBVA ha logrado unos resultados de elevada calidad, nuevos avances en eficiencia y niveles destacados de rentabilidad y solvencia patrimonial. El beneficio atribuido obtenido por el Grupo en 2001 se ha elevado a 2,363 millones de Euros, cifra superior en un 5,9% a la del año anterior, que determina una rentabilidad sobre recursos propios del 18%. El margen de eficiencia alcanza el 50,4%, uno de los mejores índices de los grandes bancos de la zona Euro, con un avance de casi 3puntos en el ejercicio.

Asimismo, se han destinado 3,511 millones de Euros a saneamientos, cifra superior en casi un 70% a la del ejercicio 2000 a pesar de las menores plusvalías realizadas y de que los índices de morosidad se han situado en niveles mínimos. De dicho importe, 1,354 millones han sido aplicados a la cobertura de todos los riesgos que pudieran derivarse de la inversión en Argentina.

Las relaciones del Grupo BBVA con Cuba son ancestrales e intensas en diversos sectores de la actividad económica cubana pero se centran, como es lógico, en el sector financiero participando activamente en los tradicionales intercambios de negocio bancario, así como en la financiación de proyectos industriales y operaciones comerciales.

Su presencia física en Cuba se remonta a febrero de 1995, y las principales actividades de su Oficina de Representación se orientan hacia la gestión, promoción y coordinación de los negocios relacionados con el sector bancario y otras entidades nacionales, incluidas aquellas que tienen participación de capital extranjero, así como atender las consultas y facilitar información sobre diversos aspectos relacionados con la operatoria bancaria y la economía en general.