FRANSABANK SAL se estableció en Beirut, en 1921, como una sucursal de uno de los mayores bancos franceses de la época, Crédit Foncier d'Algérie et de Tunisie (C.F.A.T). Incluye entre sus socios a dos instituciones financieras de las más reconocidas mundialmente, Crédit Agricole de Francia y DEG de Alemania.

FRANSABANK SAL es uno de los principales bancos libaneses y proporciona una amplia gama de servicios comerciales y bancarios, servicios al detalle y también aspectos financieros básicamente encaminados a personas y a compañías del sector privado. El Banco también ofrece servicios corporativos bancarios, tales como financiamiento mediante leasing (arrendamiento con opción de compra) a través de su subsidiaria y préstamos sindicados. La institución está experimentando un sólido crecimiento en el mercado competitivo.

Las actividades bancarias están diversificadas con el propósito de alcanzar su objetivo de convertirse en un Banco Universal. En años recientes ha introducido un rango más amplio de productos y servicios bancarios al detalle, como son los pequeños y medianos créditos personales y para la construcción de viviendas, las tarjetas de débito y los cajeros automáticos. Sus sectores de banca corporativa y de proyecto de financiamiento, también continúan desarrollándose y crecen, mientras que el financiamiento comercial permanece como un área de primera importancia para el Banco, que también está haciendo énfasis en los préstamos de mayor plazo a la industria y otros sectores.

FRANSABANK SAL proporciona a sus clientes corporativos una gama completa de servicios bancarios, incluyendo préstamos de mediano y largo plazo ofrecidos para la industria y para otros sectores, descuento de efectos comerciales, facilidades de capital de trabajo y transferencias internacionales.

En el año 2000, su estrategia para convertirse en un Banco Universal se manifestó con amplitud. Su objetivo de ampliar y profundizar las relaciones con los clientes en todos los sectores económicos y de garantizar servicios de alta calidad, se ha cumplido en gran medida.

FRANSABANK SAL ha obtenido la licencia para establecer un Banco de Inversiones. Las actividades económicas de esta nueva entidad incluirán banca privada, tales como corretaje y administración de la cartera del activo, y las actividades propias de la banca inversionista.

Han procedido a la reestructuración de su departamento de crédito para incluir una Unidad de Administración de Riesgos, cuyo principal objetivo es controlar los riesgos sistemáticos del Banco.

La Oficina de Representación de FRANSABANK SAL en la Habana fue inaugurada en 1995, amparada por la Licencia otorgada por el Banco Nacional de Cuba según Resolución No. 53, del propio año. La Oficina está administrada por un Representante de Beirut. Desde 1994 FRANSABANK SAL ha desarrollado servicios financieros con muchas empresas cubanas.

FRANSABANK SAL está administrando una cartera para el financiamiento a mediano y a corto plazo.